idea-de-negocio-resuelve-problema

En algunos eventos de emprendimiento se pueden encontrar a una buena cantidad de personas que desean iniciar su propia empresa. Pero es de sorprender que la mayoría de ellos todavía no tienen un modelo de negocios.

Antes de comenzar un emprendimiento, es necesario tener una idea de cómo se va a adquirir una gran cantidad de clientes. Se debe investigar bien el mercado, para que se haga una propuesta innovadora. Hay que tener en cuenta que una idea de negocio impresionante, puede llamar la atención de los inversores que pueden invertir en tu creación y apoyarte a través de las etapas de lanzamiento y desarrollo.

A menudo llegar a la idea correcta implica una gran cantidad de trabajo e introspección. Debes probar tu concepto a través de una serie de preguntas antes de seguir adelante. ¿Va a generar ingresos? ¿Va a ser popular? ¿Por qué? ¿Qué tan probable es el fracaso? Recuerda que aproximadamente nueve de cada 10 emprendedores fracasan. ¿Qué te hará tener éxito y ser parte de ese 10% de ganadores?

Aquí hay algunos temas a tener en cuenta a medida que se desarrolla una idea exitosa.

Tu idea debe resolver un problema real
¿El producto o servicio que ofreces resuelve un problema al que muchas personas se enfrentan? Si tu gran idea es la solución para un problema que te hayas imaginado, acabas de hacer un gran error en el medio empresarial. Porque si tienes la solución a un problema que nadie tiene, ninguna persona va a buscarla.

La historia es importante
La historia de cómo llegaste a esa idea increíble para tu próximo emprendimiento es tan relevante como la idea misma. A la gente le encanta escuchar acerca de como un joven llegó a lograr ese increíble producto o servicio que ha tenido tanto éxito. Las ideas que nacen de forma espontánea y oportunista, aunque sean grandes, tal vez no lleguen a ninguna parte.

No trates de seguir las tendencias, porque las tendencias están predestinadas a cambiar. Es necesario contarle a la gente la historia de cómo estás en una posición única para resolver su problema particular. De eso se trata la comunicación y el “storytelling”.

El miedo al fracaso es contraproducente
¿Tienes miedo de que seas muy malo en la creación de ideas? ¿Tienes miedo de que a nadie le guste tu idea o que no entiendan de qué se trata? Si así sucede, esto es totalmente normal. La mayoría de las personas temen el fracaso de una tarea, incluso antes de abordarla.

Diciéndote a ti mismo que no eres bueno en tener una buena idea, sin duda va a limitar tu capacidad para llegar a una gran idea. Con el fin de llegar a una gran idea en emprendimiento, tienes que decirte a ti mismo que sí eres capaz de hacerlo. También es necesario recordar que ningún hombre es una isla – se necesita un equipo de trabajo para realmente tener éxito.

Pide retroalimentación
Hablando de trabajar en equipo, tendrá que reunir a diferentes personas para pedir retroalimentación sobre tus ideas para el inicio del emprendimiento. La mayoría de la gente va a ser educada cuando se les presente tu idea, incluso si es una idea horrible. Esto se debe a que nos enseñan a no herir los sentimientos de nadie. Pero tendrás que pedir una retroalimentación honesta para que funcione bien el ejercicio.

Satisfacción personal
Al tratar de llegar a una buena idea de emprendimiento que sea una satisfacción personal, hay algunas cosas a considerar. En primer lugar, saber las cosas que realmente te gusta hacer. ¿Te gusta la comunicación? ¿Hay un problema que has encontrado en la búsqueda de contenido educativo en Internet y piensas que puedes resolverlo? Eso sería un buen punto de partida para una gran idea, te sentirías con una energía renovada en cada etapa del proyecto y terminarías con una gran satisfacción al desarrollarlo.

No te aferres a una mala idea
Uno de los mayores errores que hacen los emprendedores es aferrarse a una buena idea que se ha vuelto mala. Hacer esto es casi tan horrible como empezar con una mala idea desde el principio. Tienes que establecer ciertos criterios en tiempo, para medir el éxito o el fracaso de una idea. “Y si fallas que sea rápido”.

Estudia el desarrollo de la idea en un mes, tres meses y así sucesivamente. Si no está cumpliendo con los criterios que se han establecido para el éxito, deshazte de esa idea y busca una nueva. No hay vergüenza en desechar algo que no funcionó. Lo mejor es que te sirva en términos de la experiencia de aprendizaje y a seguir adelante.

Tagged in:

About the Author

Factura.com

Esta plataforma es ideal para los emprendedores, profesionistas y freelancers que no son expertos en contabilidad, ya que es una plataforma muy fácil de usar. Puedes facturar en cualquier momento y en cualquier lugar.

View All Articles