Tabla de contenido: 
1- ¿Qué puedo deducir en mi declaración de impuestos como freelancer?
1.1- Gastos médicos, dentales, hospitalarios, funerarios y de salud mental.
1.2- Los gastos educativos.
1.3- Intereses de créditos hipotecarios.
1.4- Otros gastos.

Si alguna vez pensaste que al renunciar a tu trabajo y ser independiente te ibas a salvar de los impuestos y de tus responsabilidades fiscales. ¡Pues sorpresa! No, por supuesto que no, pero, no te mortifiques, como freelance también tienes obligaciones y ventajas fiscales como deducir impuestos. ¡Sigue leyendo! 

Antes que nada, queremos recordarte que si vas a darte de alta bajo el Régimen Simplificado de Confianza (RESICO), no puedes hacer deducciones. Esto debido a que se sustituyó este beneficio por un porcentaje menor en la tasa de Impuestos sobre la Renta (ISR), que es de entre 1% y 2.5%. 

Y si te das de alta bajo el Régimen de Persona Física con actividad empresarial o profesional o asalariado, si puedes deducir algunas cosas. A continuación te diremos cuales.

¿Qué puedo deducir en mi declaración de impuestos como freelancer?

Las deducciones son gastos que como contribuyente tenemos derecho a disminuir de nuestros ingresos acumulables en la Declaración Anual ante el SAT. ¿Sabías que existen principalmente dos tipos de deducciones autorizadas? Las personales y las generales. Aquí te explicamos qué son. 

Las personales son las que puede deducir cualquier persona física (excepto RESICO y RIF) y sólo durante la declaración anual. Las deducciones generales son con base en la actividad económica que realizas y se aprovechan junto con tus declaraciones mensuales o bimestrales de acuerdo a tu régimen fiscal. 

Si estás bajo el régimen de persona física con actividad empresarial puedes deducir todos los gastos relativos a tu actividad económica siempre y cuando los factures.

Ahí te va un ejemplo: Si prestas servicios de diseño gráfico, puedes deducir un iPad, MacBook Pro y todo lo que tenga que ver con tu profesión, pero no podrás deducir la compra de una cajetilla de cigarros porque “te disimula el estrés”. 

Recuerda que sólo podrás deducir lo que pagues con tarjeta (sin importar si la tarjeta es de débito o crédito), cheque o transferencia. Ahora en los siguientes puntos son las deducciones personales autorizadas de acuerdo con el SAT. 

Gastos médicos, dentales, hospitalarios, funerarios y de salud mental.

Entre los gastos que puedes deducir como freelance y como trabajador o empresario en general, se encuentran los gastos relacionados a tu salud. En este sector, todo gasto es deducible, siempre y cuando la factura sea expedida por profesionales de la salud, es decir, aquellas personas que tengan título profesional legalmente expedido y registrado por las autoridades como la CÉDULA donde puede comprobar que están ejerciendo legalmente su profesión. Para deducir, necesitas que el hospital o la clínica que visitaste te tenga que entregar una factura, como comprobante, con el costo de los servicios médicos que utilizaste. 

Como parte de estos gastos que puedes deducir como freelance también están los análisis clínicos, la compra de aparatos necesarios para la rehabilitación, las prótesis, la compra de aparatos necesarios, la compra de lentes para corregir problemas visuales y las primas por seguros de gastos médicos, expedidas por profesionales de la salud. Además también son deducibles todas las medicinas y gastos hospitalarios y lo que requieres hacer para facturar es únicamente solicitar al hospital al que asistas que te entreguen la factura correspondiente al servicio o producto que recibiste. 

Asimismo, los gastos serán deducibles no sólo si son directamente tuyos; gastos que puedes deducir como freelance son los que corresponden a un cónyuge, a los padres, a tus hijos, abuelos o nietos. 

Los gastos educativos.

¿Tus hijos, hermanos o sobrinos están yendo a la escuela y sólo tú estás pagando la colegiatura? También podrás deducirlos de tus impuestos. Para que éstos entren dentro de los gastos que puedes deducir como freelance, es necesario que la institución tenga validez oficial por la Secretaría de Educación Pública (SEP). Eso sí, la ventaja es que las deducciones aplican desde nivel preescolar hasta bachillerato.

Para que tus deducciones de gastos educativos sean válidas, necesitas resguardar los comprobantes de pago. Recuerda verificar el límite del monto anual para deducir, ya que varía mucho dependiendo del nivel educativo que estés pagando y va desde los $14,200.00 pesos anuales para nivel preescolar hasta los $24,500.00 pesos a nivel bachillerato o equivalente. 

¡OJO! Las inscripciones o reinscripciones no son deducibles de pago y que también puedes deducir el transporte escolar, pero sólo si éste es obligatorio en la escuela. Asimismo, realiza tus pagos con tarjeta de crédito o débito o, si lo prefieres, mediante cheque o transferencia bancaria. 

Intereses de créditos hipotecarios.

En cuanto a la deducción de un crédito hipotecario, la cantidad aplicable correspondiente a los intereses. Esto significa que puedes deducir los intereses que pagaste durante el ejercicio a la institución que te dio el crédito hipotecario, siempre y cuando ésta se encuentre dentro del sistema financiero mexicano, y el monto no sea mayor a las 750,000 unidades de inversión. 

Otros gastos. 

También puedes deducir los gastos funerarios del cónyuge, padres, hijos, abuelos o nietos. Para ello, obviamente debes contar con la factura de dicho servicio. 

Parte de los variados gastos que puedes deducir como freelance consiste en todo el material que utilizas para desempeñar tus tareas profesionales. Tal y como en una empresa existen gastos de papelería, servicios básicos como luz o internet, rentas mensuales, entre otros, tú, como trabajador freelance, necesitas armarte una propia oficina, ya sea en casa, o en un espacio de CoWorking. No pierdas de vista estos siguientes puntos que son también algunos de los gastos esenciales:

  • Artículos de oficina.
  • Papelería.
  • Combustible.
  • Algunas reparaciones de oficina. 
  • Pasajes y transporte. 

Y esta parte que de seguro tampoco lo sabías porque es menos común entre los trabajadores independientes, otros gastos que puedes deducir como freelance son las aportaciones voluntarias que hagas a los planes personales de retiro en la AFORE. Si todavía no cuentas con AFORE, te recomendamos que lo hagas. No importa si cotizas para el IMSS o el ISSSTE, como lo harían los trabajadores formales, puedes optar por estas aportaciones voluntarias e invertir en un patrimonio para el futuro. 

Ahora, la parte que más debes de tomar en cuenta: Las deducciones no proceden en caso de que hayas pagado en efectivo. También recuerda que todo lo que vayas a deducir requiere que tengas una factura a tu nombre de dicho servicio o pago. De lo contrario, no lo harán válido a la hora de las deducciones, e incluso podrán sancionarte por intentarlo.

¡Esperamos que esta información te sea útil! Si te gustó este artículo puedes compartirlo en tus redes sociales y etiquetar a tus amigos que quieren ser empresarios o iniciar poco a poquito siendo freelance. Recuerda que en Factura.com tenemos planes de facturación electrónica para ti, anímate a conocernos. ¡Incluso puedes probar la plataforma 15 días gratis!